top of page
  • Foto del escritorAlbeiro Arciniegas Mejía

Movilidad, seguridad e integración social, propuestas de Nicolás Toro para Pasto


“Siempre me caractericé por avanzar en procesos organizativos desde la Universidad de Nariño donde fui representante ante el Consejo Académico Universitario”, dice Nicolás Toro Muñoz quien se ha desempeñado como concejal de Pasto durante 21 años y cuenta con una trayectoria de liderazgo social muy reconocida en el sur de Colombia.


Abogado y activista, egresado de la Universidad de Nariño con especialización en Derecho Administrativo, es un ciudadano comprometido con propuestas de desarrollo social que impulsen el bienestar general, especialmente de la ciudad de Pasto. Se caracteriza por contar con una amplia voluntad de servicio y un análisis minucioso del Municipio de Pasto para, según él, “retomar niveles de desarrollo promoviendo programas de reactivación económica y programas especiales con una Alcaldía participativa que contribuya con la recuperación de la autoridad y el gobierno”.


La propuesta de reactivación económica implica generar trabajo y empleo y proteger al empresario, al industrial, al constructor, líneas vitales para la economía de Pasto. Propuesta de dirección fundamental en una región como Nariño hoy azotada por múltiples fenómenos de violencia y descomposición social con elevados índices de inseguridad ciudadana y los efectos post pandemia que siguen afectando de manera radical la economía familiar.


En un punto clave, Toro Muñoz expresa la necesidad de actualizar y modificar el Plan de Ordenamiento Territorial, el cual, ha causado inconvenientes que incluyen la obstrucción de inversión por parte del gobierno nacional. Este documento es central en el rumbo que toman los gobiernos locales, pues impide que mandatarios determinen a su capricho la inversión en obras que no responder a las necesidades primordiales de la población, como tristemente ha ocurrido en otros municipios de Nariño.


“Se deben mirar factores positivos como son el sector agropecuario, carnavales y sectores culturales que son demasiado representativos y una fuente de ingresos bastante importante para los habitantes de Pasto”, expresa Toro.


Como propuestas innovadoras dice que, además de ajustar el Plan de Ordenamiento Territorial, “se crearán mecanismos que ayuden al mejoramiento de la actividad comercial, empresarial y de la construcción y se presentará ante el gobierno nacional la solicitud de modificación que convierta a Pasto en un distrito especial, turístico y cultura para el fomento de actividades de esa naturaleza”.


Agrega que su meta es convertir a Pasto en un área franca de mediano y alto impacto para que el municipio se torne atractivo para la inversión comercial e industrial. De igual manera, promover a la capital nariñense como una ciudad carnaval y, en los sectores rurales, reactivar el mercado campesino para la actividad agroindustrial.


“Me siento emocionado y contento porque la gente responde de manera increíble, sobrepasando las expectativas; es como si se hubiera cumplido un ciclo de servicio que la comunidad hoy reconoce”, afirma Toro. Y habla de participación democrática e inclusión social y el mejoramiento vial de la ciudad de Pasto, una ciudad de grandes transformaciones urbanísticas que exigen un rediseño y mejoramiento continuo.

Así, Nicolás Toro Muñoz conoce ampliamente la problemática que vive su ciudad, es un líder que con capacidad y talento abrió espacios importantes en las comunidades del sur. Y por su trayecto y aceptación ciudadana es muy probable que sea elegido nuevo alcalde de la capital nariñense donde ha postulado su nombre.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page