• Albeiro Arciniegas Mejía

EN NARIÑO, PUPIALEÑOS DEFIENDEN MONUMENTO DE SIMÓN BOLÍVAR

Actualizado: may 7


En Pupiales, al sur del país, la noche del miércoles 5 de mayo, en horas de la noche, una marcha que pretendía ser pacífica terminó en actos de violencia al pretender derribar el monumento al libertador Simón Bolívar del parque principal de esa ciudad.


El alcalde Ricardo Benavides Ayala disuadió a la multitud y, al día siguiente, varios sectores ciudadanos que incluyen líderes sociales, ex alcaldes, académicos, docentes y ciudadanos en general se organizaron para radicar la solicitud de que sean tomadas medidas preventivas y se impida cualquier daño a la integridad de un monumento que es parte de la memoria histórica de los pupialeños.


Paralelamente, en horas de la tarde del jueves, se realizó una multitudinaria manifestación pública de rechazo a este tipo de acciones que atentan contra los bienes de la comunidad y el simbolismo que ellos representan. Entre los asistentes se encontraban docentes afiliados al Sindicato del Magisterio de Nariño, autoridades locales, académicos, concejales, líderes del paro en Pupiales, jóvenes y ciudadanos que ven en estos actos un comportamiento equivocado y errático en el conocimiento de la historia.


“Se trata de copialina”, opinan algunos ciudadanos. “Cómo se vio derribar monumentos en otros lugares, acá intentaron hacer lo mismo”. “Es un daño que nos hacen a quienes luchamos por las peticiones serias y justas del paro”, dicen otros. “Nada ganamos con dañar lo que nos pertenece”, agregan voces indignadas que se mantienen al margen de este tipo de conductas.


En todo caso, Pupiales es el primer municipio en Nariño que promueve una acción ciudadana de importancia para proteger el monumento de Simón Bolívar. Se procedió a ubicar, luego, sobre la escultura una estructura de metal con la bandera del municipio, la cual será retirada una vez concluyan las marchas que se viven actualmente en todo el país.


Eso sí, y de manera clara, los sectores involucrados en este acto de rechazo manifestaron reiteradamente su apoyo incondicional a la lucha que se vive en el país en contra de una reforma tributaria lesiva, la corrupción de los diferentes estamentos del Estado, la alta burocratización del mismo y la políticas dictatoriales y alejadas de la concertación del presidente Iván Duque Márquez.


Para Freddy Albecio Muñoz, profesional de las leyes bastante reconocido en la zona, los acontecimientos sucedidos en Pupiales, “cuando en plena protesta una turba pretendió tumbar la estatua de Bolívar, lejos de tener claro cuáles son las políticas e instituciones que se deben atacar y cómo se deben cambiar de manera efectiva para que el interés general prime sobre el particular, precisa una ceguera histórica, un desconocimiento a los principios de libertad, igualdad y solidaridad”.


Agrega el profesional: “Es una afrenta a la bien calificada en otros tiempos Cuna del Pensamiento (eslogan con que se conoce a Pupiales), que ahora lejos ha quedado de serlo, solamente porque “así lo hicieron” y “así se vio” en otras partes como Pasto con la estatua de Antonio Nariño”.


Lo importante es que los revoltosos que, con su conducta, incluso atentan contra las pretensiones del paro entiendan que las comunidades no están de acuerdo con sus acciones y que empiezan a organizarse para rechazarlos con vehemencia. Pupiales, en Nariño, acaba de poner el ejemplo.






1,093 vistas0 comentarios